viernes, 27 de noviembre de 2009

Garage


Título: Garage
Año: 2.007/ 85' / Irlanda
Director: Lenny Abrahamson
Guión: Mark O'Halloran
Música: Stephen Rennicks
Reparto: Patt Short, Anne-Marie Duff, Conor Ryan, Una Kavanagh


Sencilla, pensada y poderosa película. Una crítica en toda regla a determinadas reglas sociales mezclada con un alegato desgarrador del sentido natural no sólo entendido desde el punto de vista ecológico.
Tiene un acento muy naturalista este largo. Por un lado, existe un buen número de escenas que ensalzan cuadros paisajísticos en los que la ausencia total de humanidad salta a la vista. El ser humano no está presente en ellos, ni en sentido real ni es sentido figurado, en cambio la naturaleza está allí, imponiendo sus valores a través de su belleza. En las escenas en las que aparece lo humano, la fealdad o la miseria sustituyen a ese ideal de belleza que se alarga en su vertiente moral.
El resto de la historia sólo complementa o rellena esas imágenes.
Como en los libros de Rousseau el sujeto que está alejado de la sociedad aparece como un buen hombre que no está, para su suerte, contaminado por las reglas que juegan en los círculos de la otra naturaleza, la cultural.
El punto de vista que privilegia la naturaleza es el que siempre sale potenciado en cada uno de los pequeños rasgos de la minimalista historia. Siempre que es necesario interpretar o decodificar algún aspecto de la historia, la interpretación social de la realidad es la que sale perdiendo.
Todo esto que defiendo se expresa con absoluta crudeza en el desenlace del guión. Allí se ponen en tensión todas las fuerzas. La dicotomía entre lo social y lo natural juega una última batalla en la que, aparentemente, salen perdadoras las fuerzas naturales, pero es sólo aparentemente.
Hay que hacer mención aparte en el sentido positivo a la interpretación de Patt Short y a la fotografía de Robertson.
Lo mejor: Patt Short y un meditado y poderoso guión
Lo peor: Algunos secundarios que no están a la altura.
Muy recomendable.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Die Welle (La Ola)


Título: Die Welle (La Ola)
Año: 2.008 /110' / Alemania
Dirección: Dennis Gansel
Guión: Dennis Gansel, Peter Thorwarth (Story: Johnny Dawkins, Ron Birnbach. Idea: William Ron Jones. Novela: Todd Strasser)
Música: Heiko Maile
Reparto: Jürgen Vogel, Frederick Lau, Jennifer Ulrich, Max Riemelt

Tiene este largo firmado por Dennis Gansel una cosa, de entrada, muy buena, la idea de la exploración del lado menos bueno de la naturaleza humana, aquel que nos llevó a guerras mundiales y a holocaustos varios. La tendencia del ser humano por caer en el estúpido y acrítico gregarismo. Otra cosa es que detrás de esas buenas intenciones se logre el objetivo. Y no se logra ni de lejos. En primer lugar, porque se supone que estamos hablando de estudiantes de últimos años de instituto, los alumnos de dieciséis o diecisiete años es cierto que tienden a identificarse y a glorificar a profesores que, de alguna manera, les hablen diferente que el resto de los mayores que les rodean. Pero otra cosa es hacerles pasar por débiles mentales que en una semana vayan a comulgar con cualquier rueda de molino. El guión adolece de credibilidad porque, en primer lugar, no se respeta el tempus necesario para que las cosas ocurran con un mínimo de sostenibilidad. Pensemos en el largo de Dead Poets Society(El Club de los poetas muertos 1.989/ Peter Weir). Allí, al menos, la comunión con el profesor era explicable en el tiempo y en el espacio. Es este un error frecuente que suelen tener los guiones que tratan las problemáticas de las relaciones alumno-profesor. En muchas de ellas hay un proceso de enamoramiento psicoanalítico repentino e injustificado.
En segundo lugar, el análisis de los personajes no nos trae más que clichés y lugares comunes que siguen engrosando el debe del largometraje. Hay algunas escenas que rozan el ridículo, por ejemplo el momento en el que los alumnos recorren las calles de la ciudad enloquecidos por la fiebre graffitera.
En tercer lugar, porque intentar comprimir la historia de los totalitarismo y explicarnos su sociología con un argumento tan reductor como el que se nos plantea puede ser efectista pero no analítico.
No sabemos por qué el profesor reacciona cómo reacciona, no tenemos ni idea de cuáles son sus intenciones ni al principio del proceso ni al final. El único personaje medio coherente es la de un alumno de familia desustructurada y un tanto border line.
Por otro lado, las trivializaciones del terror nazi como La Vita è Bella (La Vida es Bella/ 1.997/Roberto Benigni) corren el riesgo de ser poco respetuosas con las víctimas y un mucho de eso también hay en esta cinta.
Lo mejor: Las intenciones de avisarnos sobre los peligros del totalitarismo
Lo peor: No conseguir hacer buen cine sólo con buenas intenciones
No recomendable

Seguidores

Loading...