domingo, 27 de diciembre de 2009

Flickan som lekte med elden (La Chica que Soñaba con una Cerilla y un Bidón de Gasolina)


Título: Flickan som lekte med elden (La Chica que Soñaba con una Cerilla y un Bidón de Gasolina)
Año: 2.009/ 129' /Suecia
Dirección: Daniel Alfredson
Guión: Stig Larsson
Reparto: Noomi Rapace, Michael Nyqvist, Lena Endre, Georgi Staykov


La bien conocida historia de la trilogía de Stig Larsson ha dado un rápido salto a la gran pantalla para intentar traspasar el éxito que ha tenido en la versión impresa.
El resultado del largo es malo. Da la sensación de que en vez de hacer una versión que pudiera subsistir por sí misma, se ha intentado realizar una sucesión de los mejores momentos de la novela sin cuidar en absoluto los elementos necesarios para realizar un trabajo honroso en el elemento cinematográfico.
Dicha concatenación de "mejores momentos" no cuida para nada la sucesión lógica de los acontecimientos y el espectador que no haya leído la saga, tendrá problemas para seguir las deducciones de los investigadores. Todos los personajes, que probablemente sea el fuerte de la versión literaria, son tratados en esta ocasión como guiñapos. Quizás con la única excepción del personaje interpretado por Noomi Rapace al que se dirigen los focos por motivos obvios.
Como cine, esta versión no alcanza a pasar el listón debido a problemas estructurales de guión y a una pobreza de medios que sólo puede justificarse desde las prisas con las que se intentan aprovechar el tremendo tirón de su hermana literaria.
Es una pena que no se haya aprovechado el punto fuerte de las páginas de Stig Larsson y no se cuide la buena caracterización de personajes que ha llevado a cabo el escritor además de las relaciones personales que se generan entre ellos. En la versión para la pantalla todo esto desaparece y sólo intenta beber de un nombre que no merece.
Lo mejor: Casi nada, quizás la interpretación de Noomi Rapace como mucho.
Lo peor: El resto
No recomendable.


viernes, 25 de diciembre de 2009

Grosse Pointe Blank



Título: Grosse POinte Blank (Un Asesino Algo especial)
Año: 1.997/ 107'/ USA
Dirección: George Armitage
Guión: Tom Jankiewicz
Música: Varios
Reparto: John Cusack, Minnie Driver, Alan Arkin, Dan Aykroyd


Hay películas malas, hay películas regulares y, a veces, me encuentro con cosas como ésta, un engendro difícilmente catalogable como película. John Cusack es un gran actor que, por momentos, debe tener un algo especial para elegir películas infumables, todavía tengo sudores fríos recordando 1408 (Häfstrom/ 2.007). En esta ocasión ha vuelto a elegir un guión que, a duras penas, puede llamarse así.
La trama es insulsa, absurda y carente de gracia, a pesar de que lo intenta. Los actores, además de Cusack, se encargan de destrozar lo poco que le han dado, caso de Minnie Driver y de un pésimo Dan Aykroyd.
Lo único que merece la pena es una banda sonora a base de éxitos de los años ochenta que hace mínimamente soportables los interminables ciento siete minutos de metraje.
Además de la banda sonora, otra cosa mencionable del largo es que no promete nada desde el primer minuto, una historia de amor tan simple, boba y poco inteligente que no merece la pena para nada. El transcurso de los minutos no se encarga de elevar ni un esto el nivel medio.
Películas como ésta son las que le dan mala fama a Hollywood, son las que inundan las pantallas de los cines sin tener por qué, existen cientos de películas mejores por año que no son ni estrenadas y que merecerían ser pasadas. Sin embargo, antes se proyectan estas cosas debido a la fama de un nombre y a unos empresarios que se olvidan de que se puede ganar dinero también con buen cine. Una pena.
Lo mejor: Nada.
Lo peor: Todo, mención especial a Minnie Driver
No recomendable.

martes, 22 de diciembre de 2009

Disney´s A Christmas Carol


Título: Disney´s A Christmas Carol (Cuento de Navidad)
Año: 2.009/ 95'/ U.S.A.
Dirección: Robert Zemeckis
Guión: robert Zemeckis (Charles Dickens)
Música: Alan Silvestri
Animación


Después de Polar Express y Beowulf (2.004 y 2.007) Zemeckis nos vuelve a ofrecer otro trabajo de animación en el que la calidad técnica es asombrosa. Por otra parte, esta adaptación cuenta con otro valor añadido, la fidelidad con la obra original.
Quizás la primera virtud este largo sea extraña desde el punto de vista cinematográfico porque ¿para qué utilizar unos efectos tan asombrosos pudiendo usar actores?, sin embargo la técnica usada por la cinta permite, al igual que ocurría en la producción de Polar Express, un clima de mayor cercanía con la fantasía y con la historia contada.
La ambientación de la archiconocida historia sorprende por la calidad de los momentos oníricos, sin embargo hay mayor descuido en el resto de las escenas. Ese desajuste descompensa un tanto la cinta que, según avanza, pierde fuerza gráfica por momentos.
En todo caso, Zemeckis ofrece, de nuevo, una cinta navideña de calidad que no asombra tanto como Polar Express pero que continúa con los mismos efectos que hicieron famosa a aquella.
Lo mejor: La fidelidad ocn la obra original.
Lo peor: Descompensada
Interesante

lunes, 21 de diciembre de 2009

Stardust


Título: Stardust
Año: 2.007/130'/ U.S.A.
Dirección: Matthew Vaughn
Guión: Matthew Vaughn y Jane Goldman (novela: Neil Gaiman)
Música: Ilan Eshkeri
Reparto: Claire Danes, Charlie Cox, Michelle Pfeiffer, Robert de Niro.


En su momento había disfrutado la cinta de The Princess Bride (La Princesa Prometida / 1.987/ Rob Reiner), por su originalidad y su acierto a la hora de narrar un cuento de princesas desde una perspectiva original, fresca y divertida; sin mayores pretensiones. Stardust es un cuento que, en muchas cosas, me recordó la cinta de Reiner. Ambas poseen un punto de originalidad y de humor que hacen su visión muy llevadera. No estamos frente a guiones que destaquen por ser cumbres del cine, pero puestos a buscar entretenimiento, prefiero este largo que muchos otros que de forma pretenciosa y chabacana nos embaucan con supuestas reflexiones pseudo intelectuales.
Stardust es lo que es, un cuento que se ve y se escucha con agrado porque el guión, en líneas generales, está bien construido, algunos actores no desdicen y el director hace pero que muy bien su trabajo.
Destaca Michel Pfeiffer y Robert de Niro en sus papeles de Lamia y de capitán Shakespeare por encima del resto. Por un lado, porque sus intrepretaciones son muy buenas, por el otro, porque el resto no está a la altura.
En todo cuento de tierras extraordinarias, de brujas y princesas, siempre está en juego el amor. En este caso, como en Shrek (2.001/Adamson), existe una deconstrucción de un tipo de amor bobalicón y soso en aras de un amor verdadero que es capaz de despreciar cualquier tipo de obstáculo y entregarse de forma desinteresada. En este guión, hasta sobrevive a la tentación de una vida eterna. Lo cual no deja de ser un tanto irreverente si entendemos que lo que se nos plantea es que nada está por encima del amor, ni siquiera la promesa de una vida eterna.
Lo mejor: La actuación de Michel Pfeiffer.
Lo peor: Charlie Cox
Recomendable como agradable pasatiempo.

domingo, 20 de diciembre de 2009

The Big One


Título: The Big One
Año: 1.997/ 91' U.S.A.
Dirección: Michael Moore
Guión: Michael Moore
Documental



La crítica irónica y la desmesura son las armas que Michael Moore utiliza para demostrar la irracionalidad de su sociedad en diferentes e importantes asuntos. En este caso, los tiros se dirigen contra las grandes empresas y consorcios norteamericanos que cierran sus empresas o las deslocalizan hacia países en vías de desarrollo para acortar los costos y aumentar los beneficios.
De lo que no cabe ninguna duda es de que los documentales de este autor han ayudado a revitalizar el género y hacerlo accesible no sólo para entendidos sino para el gran público y para las salas comerciales. Ese es un hecho indiscutible, al que no caben muchas objeciones, que Michael Moore elige siempre formas existosas de comunicación.
Podemos entrar a juzgar que sus argumentos son, a veces simples, a veces discutibles, a veces no toda la verdad, pero, en todo caso, suponiendo que la crítica no es una característica muy extendida en su país, y menos la autocrítica, el papel de Moore se antoja no sólo positivo sino necesario.
No es solución para los problemas del mundo que las compañías no se vayan a los países en vías de desarrollo donde se pagarán dos céntimos al día a los trabajadores. Cerrar esas empresas o volverlas a naturalizar en el primer mundo, no ayudaría a arreglar el hambre en el mundo ni la injusticia social, aparentemente, sólo solucionaría los problemas de las ciudades que han dejado sin trabajo. No obstante, si somos capaces de mirar más allá, vemos que lo que se denuncia no es tal o cual decisión de esta o aquélla empresa, de lo que se trata es de denunciar la irracionalidad de las decisiones tomadas por los consejos directivos o los presidentes de esas grandes corporaciones. Lo que, podemos creer, que debe ser dirigido en base a criterios lógicos, sólo son decisiones que un mero examen tira por tierra. Ese es el papel de los documentales de Moore, demostrar que las leyes de Murphy no son ciencia ficción.
Se puede estar de acuerdo o no con sus ideas, pero es notorio que sus documentales consiguen el efecto pretendido. Además, como cine, goza de muy buena salud.
Lo mejor: La ironía de Michael Moore en todo su brillo
Lo peor: Reiteración de argumentos, falta de ritmo.
Recomendable.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Avatar


Título: Avatar
Año: 2.009/ 161´/ U.S.A.
Dirección: James Cameron
Guión: James Cameron
Música: James Horner
Reparto: James Worthington, Zoe Saldana, Sigourney Weaver, Stephen Lang


La campaña publicitaria de este largo de James Cameron será la causante de la gran cifra que recaudará pero, desde luego, esta ya legendaria producción no debe estar entre las elegidas del género de la ciencia ficción. Y no debe estar porque lo más interesante de una producción, aquello que debe sustentar todo el edificio, el guión, peca de falta de originalidad.
Ni qué decir tiene que los efectos especiales y el mundo creado por Cameron son interesantes. Su mensaje medioambientalista está de acuerdo con las preocupaciones de medio mundo, (basta recordar algunas cintas recientes como Wall-E (Andrew Stanton 2.008) o The Happening (El Incidente Shyamalan 2.008)) en ese sentido nada que objetar, llega en el momento justo.
Otra cosa es que nos enfrentamos a un guión que suena a ya visto. Y el problema no es tanto la falta de originalidad del guión como que ya lo hemos visto mejor contado. Por ejemplo, poniéndonos a contar historias sobre personajes que sufren un choque cultural, por qué no mencionar la interesante The Return of a Man Called Horse (La Venganza de un Hombre Llamado Caballo Irvin Keshner/ 1.976) o The Last Samurai (El Último Samurai Edward Zwick / 2.003), en ambos casos las semejanzas son evidentes. Peor parada sale la cinta de Cameron si nos acordamos de otras que poseen grandes parecidos con el guión como la cinta de 1.995 de Mike Gabriel Pocahontas. Pero es que casi cualquier escena nos recuerda alguna otra en la que se nos contaron mejor las cosas, claras son las reminiscencias con la saga de Star Wars (George Lucas 1.980-2005), y también con The Fountain de Darren Aronofsky, 2.006 o el Apocalypto de Mel Gibson (2.006)
En resumen, hay directores que crean mundos espectaculares y que ponen al servicio de esas ensoñaciones los adelantos técnicos que, por fortuna, nos han tocado vivir. Pero, para muchos de esos autores, lo importante es la idea, no el argumento técnico que se utiliza, recuerdo, por citar uno, los degustados filmes de Guillermo del Toro; el problema con Avatar es que el regusto que le queda a uno es el refinamiento y el peso que juegan en el haber final lo técnico sobre la idea. El viaje del efecto especial no merece la pena si la idea está trillada y mejor contada en un sinfín de otros lugares.
Lo que hace grande, inolvidable, una película es, entre otras cosas, pero por encima de todo, que pise terrenos inexplorados por primera vez, que, aun contando historias viejas, el ángulo, el punto de vista nos parezcan excepcionales. Eso es lo que ha hecho inconmensurables cintas como Blade Runner o Alien (Ridley Scott, 1.982 y 1.979) sólo por citar dos ejemplos de películas del mismo género.
Por muchos elementos que la técnica ponga a disposición del cine, el guión sigue siendo el alma que le dé vida al resto y en Avatar no es original.
Lo mejor: El universo visual de James Cameron
Lo peor: La falta de originalidad del guión
Poco recomendable.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Office Space (Trabajo Basura)



Título: Office Space (Trabajo Basura)
Año: 1.999/ 92' / U.S.A.
Dirección: Mike Judge
Guión: Mike Judge
Música: John Frizzell
Reparto: Ron Livingston, Stephen Root, Gary Cole, Jennifer Aniston


Comedia de gran arranque con hallazgos sorprendentes que se diluye según pasan los minutos hasta acabar en algo parecido al a vulgaridad. A eso también le ayuda la no siempre buena labor de algunos actores de reparto como Jennifer Aniston.
Más allá de que casi cualquier persona pueda sentir retratado este o aquel aspecto de su lugar de trabajo, la película pretende contarnos una búsqueda de la felicidad. La lucha del protagonista, un correcto Ron Livingston/Peter Gibbons, por conseguir no tener que hacer lo que no quiere todos los días de su vida es la clave del guión. Por azar consigue lo que quiere, consigue desprenderse de los miedos y complejos que le sumían en una vida anodina y, lo que es mucho peor, infeliz. Lo cierto es que el guión va desmontando supuestos tópicos como que la felicidad está en el dinero para acabar eligiendo soluciones manidas de forma poco original. La parte crítica de la película, cuando el guionista se empeña en decir así no es la felicidad, consigue buenos momentos arropados por diálogos, personajes y situaciones que nos hacen esperar mucho más de lo que hay. Porque el verdadero problema reside en el momento en que se quiere hacer llegar un mensaje. Ahí los derrapajes del largo son peligrosos y echan por tierra el buen papel de los primeros cuarenta minutos de cinta.
Lo mejor: La primera media hora de película, algunos papeles secundarios.
Lo peor: No tener mucho que contar más que la visión de parodia de una empresa. Jennifer Aniston.
Escasamente recomendable.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Double Whammy (Doble Contratiempo)


Título: Double Whammy (Doble Contratiempo)
Año: 2.001/ 96' /U.S.A.
Dirección: Tom DiCillo
Guión: Tom DiCillo
Música: Jim Farmer
Reparto: Denis Leary, Elizabeth Hurley, Steve Buscemi, Luis Guzmán


No es que Tom DiCillo tenga una carrera como para echar cohetes, y atendiendo a este producto, no es de extrañar. Poco se puede decir bueno de ella, empezando porque el guión no acaba de decidirse si estamos frente a una comedia o frente a una tragedia. Por momentos roza el plagio a situaciones muy del estilo de Tarantino y esto es una laguna demasiado grande para acertar a fijarse en los dos o tres aciertos que también posee el largo.
Uno de los aciertos no es, precisamente, el contar con una gran actriz principal. Elizabeth Hurley es muy guapa, no cabe duda, pero como actriz su carrera no es lo que se diga brillante. En este ocasión está especialmente torpe a la hora de prestarle los gestos a la quiropráctica Ann Beamer. Steve Buscemi y Luis Guzmán son dos de los grandes aciertos de la película. Las pocas escenas que cubren ayudan a hacer soportable este enredo de poca gracia.
El guión apuesta por tocar un tema interesante. De las tres historias que se enredan, el sentimiento de culpa parece ser el nexo de unión. La culpa por lo que uno pudo evitar, por lo que uno pudo hacer y por lo que uno hizo. La resolución de los conflictos es original y se escapa de caminos trillados en la historia de los guiones de Hollywood, pero no alcanza la frescura suficiente para poder escaparse, como decía, de otras cintas que parecen más que primas suyas.
Lo mejor: Luis Guzmán y Steve Buscemi
Lo peor: Elizabeth Hurley
No recomendable.

84 Charing Cross Road (La Carta Final)


Título: 84 Charing Cross Road (La Carta Final)
Año: 1.987/ 99´/ Gran Bretaña
Dirección: David Hugh Jones
Guión: Hugh Whitemore (Novela: Helene Hanff)
Música: George Fenton
Reparto: Anne Bancroft, Anthony Hopkins, Judi Dench, Jean de Baer


Interesante adaptación de la novela de Helene Hanff magistralmente encarnada por Anne Bancroft, se trata de una interesante historia autobiográfica acerca de la lejana relación entre una escritora bibliófila y su librero. El contacto entre ambos se mantiene siempre en un nivel epistolar y ahí reside el gran mérito de este largo. Mantiene el interés y el ritmo a pesar de que, aparentemente, la apuesta sea arriesgada debido a que el guión se centra en las cartas que van y vienen. Lo cierto es que se trata de una historia de otra época, un momento en el que las cartas tenían un valor que hoy en día las nuevas tecnologías se han encargado de anular. Sería incomprensible mantener la actualidad de la apuesta si pensamos en mensajes de móvil, por ejemplo. Por eso puede entenderser que este largo se atragante a quienes no han vivido la intensidad y la calidad que puede tener una relación así vivida.
Lo mejor: Anne Bancroft
Lo peor: No acaba de concretar en ningún momento el prometedor arranque
Recomendable

domingo, 6 de diciembre de 2009

The Warrior (El Guerrero)



Título: The Warrior (El Guerrero)
Año: 2001/ 86´ / India
Dirección: Asif Kapadia
Guión: Asif Kapadia & Tim Miller
Música: Dario Marianelli
Reparto: Irfan Khan, Puru Chhibber, Sheikh Annuddin, Noor Mani


Hace unos días veía Garage (Abrahamson/ 2.007) y leía allí un alegato a favor de la ética natural frente a los convencionalismo sociales. The Warrior también es un largo que prima el regreso moral a la naturaleza. En esta ocasión el elemento onírico nos pone sobre la pista de que el regreso no debe ser sólo moral sino también físico.
El personaje principal del drama, un contenido y correcto Asif Kapadia en el papel de Lafcadia, decide abandonar la vida que lleva hasta ese momento. Las consecuencias de tal acto son verdaderamente duras. Sin embargo, el regreso a la tierra que le vio nacer conlleva una especie de renacimeinto interior que le llevará a la paz consigo mismo y con el mundo. La catarsis conlleva, además, una especie de ataraxia griega que le lleva a la imperturbabilidad del alma simbolizada por la nieve en sus pies.
Esa lucha interior que se produce viene aquejada, también por las tendencias sociales y las cargas de su vida interior que hacen que el personaje no pueda, sencillamente, decir adiós a una vida pasada para buscar su propia realización en nuevos horizontes.
El guerrero lo es porque con quien debe pelear, principalmente, es consigo mismo, quien renace de las cenizas a las que le ha llevado su vida anterior es una persona nueva que debe surgir por encima del odio y de la violencia que determinaban su existencia. El guerrero lo es porque se vence a sí mismo, y, lo que es más importante, a costa de sí mismo. Son anecdóticas las trabas y problemas terribles que le ponen sus antiguos compinches porque la verdadera batalla surge dentro de él mismo.
La identificación entre en esa nueva persona que surge y la naturaleza personificada en las montañas del Himalaya es poderosa y de lo mejor que posee este largo.
No es de extrañar que fuera una de las candidatas al óscar como mejor película en habla no inglesa. Una de las categorías que uno debe seguir de cerca en esto del cine.
Lo mejor: Poderoso guión que no renuncia a sus principios
Lo peor: Falta de ritmo
Recomendable.




Seguidores

Loading...