miércoles, 28 de noviembre de 2012

End of watch (Sin tregua)

Título: End of watch (Sin tregua)
Año: 2.012/ 109'/ EE.UU.
Dirección: David Ayer
Guion: David Ayer
Música: David Sardy
Fotografía: Roman Vasyanov
Reparto: Jake Gyllenhaal, Michael Peña, Anna Kendrick, Frank Grillo, America Ferrera, Natalie Martínez, Cody Horn, David Harbour

El mejor activo de esta producción son sus actores. Jake Gyllenhaal es uno de los mejores actores que hay en el circuito y aquí da sobradas muestras de su buen hacer. De Michael Peña se pude decir algo parecido, un actor solvente y fiable que ha dejado unas cuantas actuaciones para la historia, aunque fueran en papeles secundarios.
Esta película cuenta el día a día de unos policías de Los Ángeles que se enfrentan a un grave problema al detectarse la presencia de un cártel de droga en la zona por la que patrullan. Hasta ahí no hay demasiado, una historia antigua con un planteamiento ciertamente poco novedoso. Sin embargo, además del obvio homenaje y de la acción, existe un sentido en lo que vemos. Y no sólo por una buena banda sonora y un reparto de altura liderado, como decía, por dos grandes actores. Existe un sentido que está en la cámara de David Ayer, su forma de rodar, sus planos, sus pausas y sus acelerones permiten comprobar que hay un director y un por qué a lo que estamos viendo.
Hay unos personajes que son retratados a pinceladas hasta que parecen de carne y hueso, existe un sentido para esa ciudad que se ve a lo lejos y a esos suburbios que ejercen de primer plano, de sustancia, para esta historia, previsible, simple, lo que se quiera, pero hay momentos de cine de verdad en esa cámara y, como casi siempre, en las actuaciones de Gyllenhaal.
Más allá existe mucha simplificación y recursos algo burdos como el de las cámaras que van y vienen para dar un sentido de proximidad, un tanto repetitivo.

Lo mejor: Jake Gyllenhaal
Lo peor: No demasiado original
Interesante






martes, 27 de noviembre de 2012

Les neiges du Kilimandjaro (Las nieves del Kilimanjaro)

Título: Les neiges du Kilimandjaro (Las nieves del Kilimanjaro)
Año: 2.011/ 109'/ Francia
Director: Robert Guédiguian
Guion: Robert Guédiguian
Música: Pascal Mayer
Fotografía: Pierre Milon
Reparto: Ariane Ascaride, Jean-Pierre Darroussin, Gérard Meylan


Película plagada de buenas intenciones con un reparto interesante pero con notables problemas de guion. Sería de agradecer que el maniqueísmo de la cinta fuera menos exagerado. Hace poco que hablábamos de la película de Dexter Fletcher, Wild Bill, ambos guiones son perfectamente comparables porque juegan con la misma idea, el mismo eje común acerca de la catarsis de personajes que son confrontados con una situación límite. En la película británica, a pesar de no ser una película redonda, los personajes de los niños son tratados de una forma mucho más creíble. En la de Guédiguian parecen guiñapos a merced de la historia principal, la falta de acierto y la pereza a la hora de solucionar esos cabos, alejan mucho de las buenas intenciones que tiene el guionista. Aleja al espectador porque no es posible ni creíble que los hermanos del ladrón reaccionen de esa manera. Suena a trampa, suena a querer engañar al espectador para vender el producto.
Más allá de ese grave problema, el mensaje adolece de un maniqueísmo y de una simplicidad exacerbada. El bien y el mal son algo relativos, no existen en puridad, no existen como realidades separables que, por sí, tienen realidad ontológica. Los griegos ya supieron ver esto cuando afirmaban que el hombre es la medida de todas las cosas. El guion de Guédiguian parece optar por lo contrario, mantiene posturas demasiado extremas, demasiado poco matizadas. 
Por el camino, el guion, aparte de los mencionados niños, va dejando otros fiambres por el camino, como el ladrón malo del que nadie se acuerda y que, probablemente, pudiera tener una historia que merezca la misma o mayor consideración.
Lo que ha escrito Guédiguian es una cuento que tranquiliza conciencias, que nos hace creer que la realidad todavía es salvable, pero la realidad es muy tozuda. Tan tozuda que desenmascara la historia de Guédiguian como una gran mentira. Falsa, absurda y demasiado francesa.

Lo mejor: El reparto
Lo peor: El guion
No recomendable






viernes, 23 de noviembre de 2012

What to Expect When You're Expecting (¿Qué esperar cuándo se está esperando?)

Título: What to Expect When You're Expecting (¿Qué esperar cuándo se está esperando?)
Año: 2.012/ 110'/ EE.UU.
Dirección: Kirk Jones
Guion: Shauna Cross, Heather Hach
Música: Mark Mothersbaugh
Fotografía: Xavier Pérez Grobet
Reparto: Cameron Diez, Matthew Morrison, Dennis Quaid, Elizabeth Banks, Anna Kendrik, Jennifer López, Rodrigo Santoro, Chris Rock, Brooklyn Decker

Hay películas en las que se hace necesario fijarse en los aciertos más que en los defectos, en otras es justo lo contrario. Depende del estado de ánimo, del nombre de quienes firman la película o de las pretensiones que en principio, generen.
En este caso, al haber caído en la sala para ver esta película por motivos diferentes a mi voluntad y al no esperar prácticamente nada bueno de la misma, bien se impone un pequeño recorrido por sus virtudes que haberlas hailas.
Para empezar uno se puede esperar que de una cinta proveniente de la industria de Hollywood y con la que está cayendo, la mitificación de la maternidad y de la paternidad fuera la clave de esta producción. Sin embargo merece la pena destacar que no es así. Parece haber un ejercicio de equilibrio entre las dos tendencias opuestas. Ni existe un visión casi religiosa del asunto ni todo del contrario. Casi cabría decir que el asunto es marginal porque de lo que se habla aquí es más bien del amor. De como el amor entre dos personas puede hacer que los problemas que resultan de tener hijos se minimicen.
Para ello se eligen varias parejas con ciertas relaciones entre ellas marginales que, por diferentes motivos y situaciones acceden a formar una familia. Algunas de las situaciones funcionan bien, incluso gracias a los propios actores, otras no, incluso por culpa de los actores, como el caso de una descolorida y artificial Jennifer López.
De los errores de la cinta lo que se puede decir es que la comedia vive un momento de vacas flacas y esta película ayuda al diagnóstico. Poca inteligencia a pesar de que se han visto cosas peores, muchos peores.
Incluso se puede disfrutar, por ejemplo, del clásico de Frankie goes to Hollywood con cierta gracia.

Lo mejor: Dennis Quaid
Lo peor: Jennifer López
Floja



Insomnia (Insomnio)

Título: Insomnia (Insomnio)
Año: 2.002/ 118'/ EE.UU.
Dirección: Christopher Nolan
Guion: Hillary Seitz
Música: David Julian
Fotografía: Wally Pfister
Reparto: Al Pacino, Robin Williams, Hilary Swank, Maura Tierney, Martin Donovan, Nicky Katt, Paul Dooley, Jonathan Jackson

Insomnia es una película que destila algunas de las cosas por las que es necesario seguir la carrera de Christopher Nolan. Desafortunadamente no se puede decir lo mismo de un guion en el que existen suficientes tópicos para ir perdiendo el interés en lo que va pasando. 
Al menos siempre se puede decir que el dúo formado por Robin Williams y Al Pacino son razón de más para continuar pegado a la pantalla. 
El tema del insomnio parece ser uno de los motivos principales del argumento, pero, mediada la película, las escenas y las referencias al mismo parecen más un pegote que otra cosa, o, lo que es peor, una pretensión de altas miras en la que el tiro ha salido por la culata.
De mejores mimbres son las relaciones entre el policía y el asesino, por lo menos hasta el momento en el que guionista se cansó y decidió cortar por la tremenda con esas escenas tan deshilachadas de muchos finales.
Sin embargo, la red que se va creando entre los dos personajes tiene mucho de salvable porque existe allí, al menos, la idea de que la diferencia entre blanco y negro es siempre cuestionable y lo que parece seguro, no lo es tanto desde otra perspectiva. La cámara de Nolan y la interpretación de ambos principales, hacen el resto.


Lo mejor: Al Pacino y Robin Williams
Lo peor: El guion
Pasable





martes, 20 de noviembre de 2012

The Dark Knight Rises (El caballero oscuro: La leyenda renace)

Título: The Dark Knight Rises (El caballero oscuro: La leyenda renace)
Año: 2.012/ 164'/ EE.UU.
Dirección: Christopher Nolan
Guion: Christopher Nolan y Jonathan Nolan
Música: Hans Zimmer
Fotografía: Wally Pfister
Reparto: Christian Bale, Tom Hardy, Anne Hathaway, Michael Caine, Gary Oldman, Jospeh Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Morgan Freeman, Matthew Modine, Ben Mendelsohn, Josh Stewart, Juno Temple, Josh Pence, Nestor Carbonell, Brett Cullen, Tom Conti, Alon Aboutboul, Daniel Sunjata, Aidan Gillen, Cillian Murphy, Liam Neeson

Más floja que su predecesora, menos acabada, con más concesiones al público general. Menos perfilada, menos atrevida, menos arte al fin y al cabo. En esta entrega, la acción asume un papel definitivamente más importante que en la anterior. La caracterización de los personajes da aquí un claro paso atrás. Y lo da porque el frenesí irrumpe de una manera más clara, y creo que para llenar las taquillas.
El arranque es espectacular. Con un antihéroe que promete y con el héroe esperando que el ave Fénix se le aparezca. Pero, según van pasando los minutos, los personajes no acaban de engarzar, quizás es que en esta entrega hay demasiados, Catwoman, Robin..., todos buscan sus escenas y la película se las da a todos ellos a base de perder consistencia. 
Y a algunos de ellos les va rematadamente mal ganar protagonismo. La idea de la heroína malvada es tan socorrida como útil pero Marion Cotillard no tiene registros para estas lides, no es su lugar, ni mucho menos. Mejores resultados ofrece una Anne Hathaway camaleónica que ha sabido encontrar el punto justo en su personaje. Los problemas terribles del papel de la francesa convierten lo mejor de la película, el antihéroe interpretado por Tom Hardy, uno de los mejores malvados de la saga junto con el joker de Ledger, en una sombra de lo que era allá por los primeros minutos.
Los viajes a Oriente Medio, a la Fortaleza, tampoco le sientan bien a un guion que se ha olvidado de que el cine debe ser lo más importante. Nolan, esta vez, no hace magia.
Hans Zimmer, en cambio, sí que la hace.

Lo mejor: Anne Hathaway
Lo peor: Marion Cotillard
Pasable

jueves, 15 de noviembre de 2012

Inception (Origen)

Título: Inception
Año: 2.010/ 148'/ EE.UU.
Dirección: Christopher Nolan
Guion: Christopher Nolan
Música: Hans Zimmer
Fotografía: Wally Pfister
Reparto: Leonardo DiCaprio, Ken Watanabe, Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Ellen Page, Tom Hardy, Cillian Murphy, Tom Berenger, Michael Caine, Dileep Rao, Lukas Haas, Pete Postlethwaite, Talulah Riley, Miranda Nolan

No puedo negar la debilidad que siento por los guiones de Christopher Nolan. En esta caso, la controvertida Inception es una película espectacular. 
Para empezar por algún sitio, es justo que en primer lugar se haga referencia a la cuidadísima y originalísima banda sonora, pero no se descubre nada nuevo porque es de Hans Zimmer. Un auténtico lujo por donde la película comienza a tejer un entramado sobresaliente.
Hay quien dice, Onfray, que Freud acertó en sus teorías del psicoanálisis pero que sólo son aplicables a él mismo. En las últimas décadas, desde diferentes frentes y a pesar de los irreductibles asistimos a una crítica al psicoanálisis en toda regla. Tiene mérito que Nolan, fiel a sus principios, vuelva a jugar con elementos que ya había sopesado en la gloriosa Memento. La naturaleza del individuo, la autodefinición y la conciencia de sí al estilo humeano, siguen siendo elementos muy presentes en Inception, aunque la bamboya tenga más peso, es Hollywood.
Pero a pesar de eso, se construye una película muy arriesgada en la que se plantea una pregunta dificilísima de resolver, tanto que muchos de los mejores genios que ha dado la civilización occidental se han puesto a ello y han fracasado. ¿Cuál es el origen y la naturaleza de las ideas? A golpe de thriller, Nolan es capaz de preguntarse algo tan radical y, a su manera, responder. Podemos estar de acuerdo o no con su respuestas o planteamientos, pero no deja de ser osado y arriesgado que nos replanteemos el origen de lo que somos y como decía Descartes de otro modo, somos nuestras ideas.
Y durante el metraje, nos lanzamos en pos de esa meta. Descubrir si las ideas tienen un origen y pueden ser germinadas, implantadas. Hay un núcleo central donde se encierra nuestro yo. Esta idea rabiosamente platónica, condiciona los planteamientos del guion de Nolan, condicionando la búsqueda de la respuesta por esos dos elementos, el platonismo que supone la creencia en una esencia verdadera del yo y la concesión al thriller que la banda sonora idolatra.
Por el camino tenemos tiempo para jugar con las relatividades de los tiempos y las físicas, para elegir de aquí y de allí y ofrecer un algo coherente con tanto elemento. Excesivo pero arriesgado, megalómano pero intenso.
E incluso, en medio de tanta explosión y tanto tiro, ofrecer una alternativa a Freud, que no es poco.
El reparto es colosal, empezando por uno de los mejores actores de todos los tiempos, Leonardo DiCaprio.

Lo mejor: El guion, Leonardo DiCaprio
Lo peor: Excesiva por momentos.
Muy recomendable

The Trotsky

Título: The Trotsky
Año: 2.009/ 120'/ Canadá
Dirección: Jacob Tierney
Guion: Jacob Tierney
Música: Malajube
Fotografía: Guy Defaux
Reparto: Jay Baruchel, Emily Hampshire, Geneviève Bujold, Colm Feore, Saul Rubinek, Michael Murphy, David Julian Hirsh, Liane Balaban, Taylor Baruchel

Buena película que sabe aprovechar sus virtudes, un divertido guion explotado por un buen reparto en el que Jay Baruchel realiza un gran trabajo.
Entre medias del tono de comedia hay tiempo para reflexiones de mayor enjundia. Los personajes, igual que sus mayores, deben lidiar con el desencanto y la apatía de quienes les rodean. Para conseguir sus objetivos deben luchar no sólo contra sus supuestos enemigos sino contra ellos mismos.
Todo el asunto adquiere los mejores momentos en los de comedia, apoyados por una pléyade de secundarios bien trazados, mejor que algunos de los protagonistas. Cuando el asunto requiere ponerse serio, sin embargo, el guion desaprovecha la oportunidad y naufraga en la eterna historia de amor y en la relación entre esos dos personajes.
Como comedia, muy prometedora, sin duda.

Lo mejor: Jay Baruchel
Lo peor: Emily Hampshire
Interesante






domingo, 4 de noviembre de 2012

Hysteria

Título: Hysteria
Año: 2.011/ 100'/ Gran Bretaña
Dirección: Tanya Wexler
Guion: Stephen Dyer, Jonah Lisa Dyer
Fotografía: Sean Bobbitt
Reparto: Hugh Dancy, Maggie Gyllenhaal, Felicity Jones, Rupert Everett, Anna Chancellor, Gemma Jones, Jonathan Pryce.


Tanya Wexler acompañada de un irregular guion se han empeñado en no dejar lucir los méritos de este film. Es sabido que el tono de comedia es difíl de alcanzar, pero hace falta mucha indulgencia para pasar por alto los errores de bulto de la dirección.
Especialmente torpe a la hora de plasmar los sentimientos que invaden la narración. Torpe porque no se trata de dejar que el espectador rellene las lagunas del guion y de los personajes ni que la narración camine como si con arrancar dos sonrisas fuese suficiente. 
Los personajes no tienen matices, no son creíbles, no se les deja madurar porque la cámara ha preferido extenderse en el cliché, hasta el punto de que pierden su fuerza para casi caer en el absurdo.
Necesitaba esta historia de otra dirección, más acostumbrada a dejar que los personajes evolucionen de manera que sus acciones cobren sentido. Por el contrario Wexler no ofrece más que un sentimentalismo barato y pasado de moda que no alcanza a manejar los elementos de la película de forma digna.
Menos mal que existen algunos actores de peso como Gyllenhaal que, a pesar de lo mal construido que está su personaje, realiza un notable esfuerzo, así como Rupert Everett que es el único que ha entendido en lo que consiste la comedia.
Una pena porque la anécdota histórica en la que se inspira es interesante.

Lo mejor: Rupert Everett
Lo peor: Tanya Wexler
No recomendable




viernes, 2 de noviembre de 2012

Killer Joe


Título: Killer Joe
Año: 2.011/ 103'/ EE.UU.
Dirección: William Friedkin
Guion: Tracy Letts
Música: C.C. Adcock
Fotografía: Caleb Deschanel
Reparto: Matthew McConaughey, Emile Hirsch, Thomas Haden Church, Gina Gershon, Juno Temple

¿Qué le habrá pasado a Matthew McConaughey para que de repente enderezara su carrera y comenzara a ofrecernos papeles tan solventes en películas tan contundentes?
La verdad es que da igual, lo importante es que se ha ganado a un gran actor para esto del cine. Parecía que The Lincoln Lawyer podría hacer sido un accidente pero Bernie y esta misma producción demuestran que no es pasajero.
Friedkin, al que siempre recordaremos por The Exorcist, regresa después del fiasco de Bug con una película dura y personal gracias a su cámara, al guion y al reparto. Un gran ejercicio de actores cuyo planteamiento de obra de teatro ayuda al lucimiento del casting. En el mismo, por debajo de McConaughey y de Hirsch hay que destacar a unos grandes secundarios.
La historia se enmarca en la tendencia iniciada con The Winter's Bone, Small Town Murder Songs y otras recientes cintas por contar historias duras y sórdidas que se regodean en la idea de mostrar el lado menos amable del Estados Unidos rural, interior. Aquel en el que el sueño americano parece quedar muy lejos y donde los atajos no son posibles.
Eso es lo que planea en Killer Joe, la sensación de que por mucho que uno intente escapar de la desgracia ella siempre se empeña en ponerse un plato principal en la mesa, nunca se aleja, no hay escapatoria.
Los personajes de Killer Joe, desgarrados, cínicos, desesperados, estúpidos o listos, intentan soñar, cada uno a su manera, con un futuro algo mejor. La realidad y la desgracia, el destino que dirán algunos, no les deja escapatoria porque ellos mismos lo escriben. Killer Joe es un tanto justiciera porque el que mal hace mal acaba, aunque sea de rebote.
La cámara de Friedkin, la banda sonora y McConaughey hacen el resto. 
Dura, contundente y sin piedad, excepto porque a veces no queda más que reírse.

Lo mejor: Matthew McConaughey
Lo peor:
Recomendable


Looper

Título: Looper
Año: 2.012 /118'/ EE.UU.
Dirección: Rian Johnson
Guion: Rian Johnson
Música: Nathan Johnson
Fotografía: Steve Yedlin
Reparto: Joseph Gordon-Levitt, Bruce Willis, Emily Blunt, Pierre Gagnon, Paul Dano, Piper Perabo, Jeff Daniels, Garret Dillahunt, Tracie Thoms.

Lo mejor que se puede y se debe decir de Looper es que tiene detrás un buen guion. Armado sólidamente, con un perfil de cine negro que encaja cada una de sus piezas en un momento de ingenio brillante y colosal. Un guion en el que todo cuadra perfectamente, algo realmente difícil de hacer porque el asunto se las trae, pero se consiguen verdaderos momentos de ingenio en este estupendo guion.
Un guion que, además, aprovecha lo mejor de algunas de las películas más taquilleras de las últimas década de Hollywood, de las más taquilleras y de las que han ofrecido, algunas de ellas, un nivel por encima de la media. Hay un algo de The Sixth Sense, pero también de Matrix, Dirty Harry, Die Hard y, por supuesto, Terminator. Pero Looper no plagia, Looper se recrea en algunos de esos aciertos para construir algo grande y algo nuevo, especialmente en una segunda parte de metraje prodigioso, tenso, especial, con ritmo.
Y a ese guion le dan vida actores en estado de gracia, el mejor papel que le recuerdo a Emily Blunt, un Paul Dano y un Jeff Daniels que hace tiempo que han entrado ambos en la categoría de grandes actores. Una pareja protagonista que está en su papel; un reparto más que interesante al fin y al cabo.
Looper es entretenimiento, pero que sabe atrapar, con brillantez e inteligencia, con ritmo y tensión. Es una historia sobre el amor, sobre la consabida idea de que el amor vence a todo, incluso al destino tal y como Looper muestra de manera harto original.

Lo mejor: El guion
Lo peor: Metraje un poco largo que se podría recortar
Recomendable







Seguidores

Loading...