domingo, 24 de febrero de 2013

Sushi girl

Título: Sushi girl
Año: 2.012/98'/EE.UU.
Dirección: Kern Saxton
Guion: Kern Saxton
Música: Fritz Myers
Fotografía: Aaron Meister
Reparto: Tony Todd, Michael Biehn, Sonny Chiba, Danny Trejo, Mark Hamill, James Duval, Noah Hathaway, Andy MacKanzie, Cyrus Alexander, David Dastmalchian, Jeff Fahey, Cortney Palm, Destin Pfaff

Aburrida e intrascendente película que vive de un par de anécdotas y de un tipo de cine que vivió sus mejores épocas hace unos años. 
Las secuelas de las primeras películas de Tarantino ha dado cosas buenas y malas, en este caso, Sushi Girl no mejora las prestaciones de las peores secuelas.
En Reservoir dogs, la violencia significa un tributo y un paso adelante. Un tributo al cine negro más clásico pero un paso adelante por la forma en que dicha violencia está al servicio de la caracterización de los personajes y, especialmente, por el peso que tiene en la manera de narrar la historia.
Sushi girl recuerda en algunos aspectos claves de la narración aspectos de Reservoir dogs, pero mucho peor  utilizados, peor matizados y, lógicamente, con nula originalidad.
Para acabar de rematar el veredicto, los actores no cumplen con su cometido. Actuaciones engoladas, pretenciosas y desajustadas, carentes de profesionalidad.
La anécdota que inspira el film tiene su gracia y su enjundia pero esta película demuestra que hay que tener mucho más que una buena anécdota para poder crear un buena película, mucho más arte.
Desde luego cabe pensar en esta película más como cortometraje que en esta larga, pesada, y sobre todo, poco original película.

Lo mejor:
Lo peor: El reparto y la dirección
Mala



sábado, 23 de febrero de 2013

This is 40 (Si fuera fácil)

Título: This is 40 (Si fuera fácil)
Año: 2.012/ 134'/ EE.UU.
Dirección: Judd Apatow
Guion: Judd Apatow
Música: Jon Brion
Fotografía: Phedon Papamichael
Reparto: Paul Rudd, Leslie Mann, Chris O'Dowd, Jason Segel, Melissa McCarthy, Megan Fox, Albert Brooks, John Lithgow, Iris Apatow, Maude Apatow

Hay una cierta gracia en toda esa anarquía que está en el guion y en la pantalla. Una cierta anarquía que es a la vez un acierto y un fallo, da la sensación de que falta edición de metraje, da la sensación de que quedan cabos sueltos, de que los personajes no están del todo bien perfilados, de que los diálogos no siempre son frescos ni imaginativos, pero sin embargo hay un cierto encanto.
Ese encanto se lo da, precisamente, esa falta de perfección, mucha falta de perfección que posee la película. En el fondo parece que es lo que subyace a todo el conjunto, hay que lidiar, tenemos que lidiar, día a día, con la falta de perfección. 
Los personajes y las situaciones son abordadas con el cuchillo entre los dientes, siempre moviéndose hacia delante, sin saber muy bien qué pasará en la próxima escena, pero el conjunto funciona porque los presupuestos iniciales no tienen trampa ni cartón y son los que se desarrollan a lo largo del metraje, nadie miente.
Pero existe un exceso de esa anarquía, sobre todo en algunos puntos, que le impiden a la película ser mejor de lo que realmente es. Porque se usan demasiado los mismos trucos para que el espectador se sonría, demasiado trillado el mismo camino una y otra vez.
De hecho, el largo metraje que posee la película es otra de las cosas que no parecen ser demasiado positivas porque nos hace presenciar los mismos tics una y otra vez.
Y, al final, de tanto dar vueltas sobre sí mismo, esa anarquía parece un tanto impostada.
Más fresca, mucho más conseguida es la primera parte de la película, allí donde la vida en común de la familia explota una cotidianeidad que parece muy bien lograda calcada de cualquier casa con cualquier familia con los mismos o parecidos elementos. Allí la comedia se hace grande y los personajes se encuentran como pez en el agua, pero cuando desaparece ese tono y pretendemos pasar a los planos generales; cuando se trata de darle un cierto sentido de universalidad al asunto, se peca de esa falta de paciencia, de definición, de matización.
Pero, no hay que olvidarse de los primeros minutos, aquellos que quedan allá tan lejos. Aquellos que parecen los más interesantes.
A medida que veo a Paul Rudd más me convence y el reparto, en general, está sobresaliente.

Lo mejor: El reparto y la primera media hora.
Lo peor: La última hora.
Irregular

viernes, 15 de febrero de 2013

Despre oameni si melci (Of snails and men)

Título: Despre oameni si melci (Of snails and men)
Año: 2.012/ 100'/ Rumanía
Dirección: Tudor Giurgiu
Guion: Ionut Teianu
Fotografía: Vivi Dragan Vasile
Reparto: Andi Vasluianu, Dorel Visan, Monica Barladeanu, Robinson Stévenin, Jean François Stévenin, Ion Besoiu, Alina Berzunteanu, Clara Voda, Dorel Visan, Ion Grosu, Andreea Bibiri, Ovidiu Crisan

No voy a descubrir el nuevo cine rumano, directores como Cristi Puiu o Cristian Mungiu son referencias ineludibles con títulos tremendamente interesantes que han puesto el cine de ese país en primera línea para los cinéfilos.
Esta es la primera película de Tudor Giurgiu que tengo la oportunidad de ver. Se aleja de los títulos de los autores que menciono más arriba, al escaparse del drama para alinearse del lado de la comedia. Los resultados son dispares. Aunque existe ese transfondo social de denuncia que suele ser habitual en el cine rumano, sin embargo, hay bastante más elementos que recuerdan o parecen intentar copiar el cine de corte Kusturica. Más por el absurdo, la exageración y la comedia. Y ahí la película fracasa porque no consigue el propósito quedándose muy lejos de sus objetivos.
Es una pena porque los primeros minutos mantienen bien el tipo, allí en los que el drama pesa más que la comedia, sin embargo, da la sensación de que el guion no ha sabido encontrar su camino en medio de lo mucho que quiere contar. Y de tanto abarcar..., ya se sabe el refrán.
Poco a poco el aire va saliendo por la ventana y la película, la trama, el ritmo, el guion y la dirección, perecen ahogados porque no hay soluciones para tanta línea abierta. No hay continuidad y eso arruina la película.
No tiene la culpa un reparto dispar con interesantes actores y otros que están para adornar que estropean determinadas escenas fáciles de identificar.
Mal como comedia, interesante en el resto, que es bastante.

Lo mejor: El principio
Lo peor: El final
Regular




sábado, 9 de febrero de 2013

The impossible (Lo imposible)

Título: The impossible (Lo imposible)
Año: 2.012/ 107'/ España
Dirección: Juan Antonio Bayona
Guion: Sergio G. Sánchez
Música: Fernando Velázquez
Fotografía: Óscar Faura
Reparto: Naomi Watts, Ewan McGregor, Tom Holland, Geraldine Chaplin, Oaklee Pendergast, Samuel Joslin, Dominic Power, Sönke Möhring, Olivia Jackson, Natalie Lorence, Nicola Harrison, Bruce Blain, Johan Sundberg, Teo Quintavalle, Jan Roland Sundberg, Marta Etura

Lo imposible es una película que cuenta un trágico suceso con final feliz para los protagonistas y que seduce al espectador con tres apuestas que son atractivas.
En primer lugar un desarrollo técnico envidiable y digno del mejor cine. Las escenas que intentan reproducir los sucesos de aquel fatídico día son irreprochables. Desde ese punto de vista, los que firman la película pueden estar más que satisfechos del resultado porque es creíble, cercano e impresionante.
En segundo lugar, se ha logrado reunir a un reparto de muchos kilates con una Naomi Watts que si bien su papel no da para mucho lucimiento, sí que preside un reparto consistente y sin fisuras.
En tercer lugar una historia que más allá de ser creíble o no, es como es, y no existe manera de evitar el sentimentalismo en una historia como ésta porque está cargada de sentimentalismo.
Supongo que los protagonistas reales sabrán mejor que nadie cómo han pasado aquellas angustiosas horas y días. Pero no cabe duda que lo imposible de que una familia entera, con niños pequeños incluidos, sobreviva a una catástrofe de aquella magnitud sólo puede vivirse desde el sentimentalismo más a flor de piel.
Creo que el guion de Sergio Sánchez y la cámara de Bayona han acertado en muchas cosas porque han sabido reflejar lo importante que es para una familia los lazos que los unen. Lazos que en el día a día se pueden olvidar y que en muchas familias, sean como sean, pueden romperse y transformarse en odio, pero lo que la cámara enseña es que los lazos que les unen, puestos a prueba por un acontecimiento como ese, son de tal magnitud que uno puede dar su vida a cambio de la de otros.
Esas muestras de la naturaleza, para bien o para mal, del género humano son captadas por la cámara en pequeños detalles que sugieren más que dicen. 
Considero que los responsables de la película podían haberse regodeado más en la parte sensacionalista de lo que debió de ocurrir en aquellas playas en esos momentos. He visto una contención importante y lo que existe de sentimentalismo parece cosustancial a los acontecimientos.
Sin embargo, la cámara se fija en algo crucial, la falta de orden, el caos que se vive en sucesos así. Quien ha podido estar cerca de uno, lo sabe.
Ese caos inunda la pantalla y llega hasta las butacas transmitiéndonos con realismo crudeza pero sin sensacionalismo, los momentos posteriores a toda gran tragedia.

Lo mejor: La dirección y el reparto
Lo peor: Lo agresivo de la campaña publicitaria.
Recomendable



lunes, 4 de febrero de 2013

The Paperboy (El chico del periódico)


Título: The Paperboy (El chico del periódico)
Año: 2.012/ 107'/ EE.UU.
Dirección: Lee Daniels
Guion: Peter Dexter, Lee Daniels
Música: Mario Grigorov
Fotografía: Roberto Schaefer
Reparto: Zac Efron, Matthew McConaughey, Nicole Kidman, John Cusack, David Oyelowo, Scott Glenn, Ned Bellamy, Nealla Gordon, Macy Gray

Normalmente, el ruido que hay alrededor de una película no tiene mucho que ver con la misma. Son cosas de los productores, la publicidad y el negocio. Tampoco debe ser demasiado interesante la vida privada de los actores a la hora de juzgar la calidad de la película, lo que debe ser juzgado es su trabajo. Pero en esta ocasión hay algo incomprensible en esta película, algo que al espectador no le puede pasar por alto. ¿Qué es lo que hace una actriz cargada de botox en una película ambientada en los años sesenta? Cada una de las escenas en las que aparece Nicole Kidman, la expresividad que manifiesta es la misma que la de un poste de teléfonos porque la cara no se le mueve. Hay algo inquietante en ese rostro neumático lleno de manchas, hay algo cercano al gore en esos labios tan desproporcionados. Un desastre. Este buen papel del guion no debería haber sido interpretado por una actriz que se ha dejado la cara como una mezcla de Mike Rourke y el Joker. No debería haber sido interpretado por ella porque afecta y mucho a la credibilidad del personaje.
Además de eso, la pelicula desaprovecha grandes actores como John Cusack o McConaughey en una trama mal rodada y mal contada.
No se percibe por ningún lado qué se pretende entre tanta sordidez, no existe manera de que el espectador sepa a qué está jugando el guion. Parece que cada escena se distancia del resto como átomos en un espacio libre. Además la voz del narrador, continua y machacona durante el metraje, acaba de arruinar el pastel. Lo arruina de tal modo que a veces hasta debe explicar qué está haciedno la voz en medio de la escena.
Zac Efron no aporta mucho, no parece haber entrado en el papel. Pero es difícil porque en medio de lo pretencioso del guion no parece que se pueda llegar a algún lado más que a que es pretenciosa.
No hay caracterización de personajes, no hay historia en la que caminan, muchas de las situaciones son absurdas, no existe un porqué a mucho de lo que hacen.
Hay veces que el feísmo es gratuito, muy gratuito.
La banda sonora también defrauda.

Lo mejor: John Cusack y Matthew McConaughey
Lo peor: Nicole Kidman y la dirección.
No recomendable

 


domingo, 3 de febrero de 2013

Argo

Título: Argo
Año: 2.012/ 120'/ EE.UU.
Dirección: Ben Affleck
Guion: Chris Terrio
Música: Alexandre Desplat
Fotografía: Rodrigo Prieto
Reparto: Ben Affleck, John Goodman, Alan Arkin, Bryan Cranston, Taylor Schilling, Kyle Chandler, Victor Garber, Michael Cassidy, Clea DuVall, Rory Cochrane, Scoot McNairy, Christopher Denham, Kerry Bishé, Tate Donovan, Chris Messina, Adrienne Barbeau, Tom Lenk, Titus Welliver, Zeljko Ivanek, Bob Gunton, Michael Parks

Tercer largo de Affleck, tercera diana, tercer acierto, tercera sorpresa de un actor que como tal no estaba dando mucho pero que como director se está convirtiendo en una parada obligatoria. Además de lo impecable de sus películas, de las tres, hay que tener en cuenta lo diferentes que son unas de otras, y lo bien parado que sale el director en todas.
En este caso, Affleck nos propone una historia de intriga histórica que, más allá del efecto propagandístico y de loa, funciona milimétricamente gracias a su director. Elige tan bien qué contar y que no, que su película no tiene un pero, no parece sobrar nada en esta estupenda película.
Pero lo que realmente merece la pena apuntar son dos cosas.
En primer lugar, el ritmo de la historia, un ritmo que parece sacado de los magos del cine de otra época. La tensión está cocinada magistralmente, a fuego lento. Perfecto.
En segundo lugar, el reparto. Con un buen Affleck a la cabeza secundado por un reparto del que sobresalen dos actores de la talla de Alan Arkin y John Goodman, geniales ambos. Pero todo el reparto en su conjunto ayuda a las bondades de la película.
Película que asombra, también por la perfección de la recreación de aquellos tiempos, inmaculada, y como se ve, hasta fotográfica.

Lo mejor: La dirección
Lo peor
Muy recomendable




sábado, 2 de febrero de 2013

Beautiful boy

Título: Beautiful boy
Año: 2.010/ 100'/ EE.UU.
Dirección: Shawn Ku
Guion: Michael Armbruster, Shawn Ku
Música: Trevor Morris
Fotografía: Michael Fimognari
Reparto: Maria Bello, Michael Sheen, Alan Tudyk, Moon Bloodgood, Austin Nichols

Meterse en una historia como ésta tiene su mérito. Personalmente encuentro aquí más película que en el pseudoarte museístico de Gus van Sant llamada Elephant, 2.003. Ante una tragedia como esta en la que una persona decide poner fin de esa manera a su vida y a los que pueda llevarse por delante, las preguntas son múltiples y variadas.
Es cierto que en Beautiful Boy no existen mayores preguntas y respuestas acerca de los porqués, no existen, y si existen son muy vagos, apenas una escena universitaria donde se ven unos adocenados muchachos que sufren la calidad literaria de quien se convertirá en su ejecutor.
La película se centra, más bien, en las consecuencias para los padres del asesino. Y en esa faceta, la película consigue narrar de forma sincera y cruda los días después de los hechos.
Y los días después de los hechos tienen cosas que se suponen lógicas, las persecuciones de la prensa, el entierro, el adombro, la negación, la crisis. Pero debe tener otras más difíciles de imaginar que bien pueden estar en lo que le polifacético Shawn Ku ha imaginado y rodado.
La historia ha sido rodada centrándose en los pequeños elementos, como si a través de los detalles fuéramos a conseguir una mejor visión del conjunto. A veces cansa un poco la cámara pero, en general, se advierte lo que se persigue.
Mención aparte requiere un espléndido Michael Sheen que nos va regalando soberbias actuaciones como en la película de Gregor Jordan, Unthinkable, 2.010.
Maria Bello alcanza una de las mejores actuaciones que le recuerdo aunque no recuerdo ninguna sobresaliente.
Intersante película, por tanto, que pone el dedo en una de las llagas abiertas por esos hechos tan incomprensibles que golpean , de vez en cuando, la sociedad estadounidense.

Lo mejor: Michael Sheen, la dirección.
Lo peor: Falta de riesgo en el guion
Interesante



Robot and Frank (Robot y Frank: Un amigo para Frank)

Título: Robot and Frank (Robot y Frank: Un amigo para Frank)
Año: 2.012/90'/ EE.UU.
Dirección: Jake Schreier
Guion: Christopher D. Ford
Música: Francis Farewell Starlite
Fotografía: Matthew J. Lloyd
Reparto: Frank Langella, James Marsden, Liv Tyler, Susan Sarandon, Peter Sarsgaard, Jeremy Strong

Irregular película que no sabe aprovechar los méritos de la apuesta de su guion. Incluso se puede decir que el guion no ha explorado los límites con los que parece jugar en las primeras páginas.
No se sabe exactamente si nos enfrentamos a una historia de amistad, de vejez, o de ambas pero de ninguna.
El personaje de Frank, por otro lado, está cortado por el mismo patrón que muchos de los guiones de Eastwood y es un problema para la historia.  No quiere decir eso que el actor realice un mal trabajo, todo lo contrario, Langella es el principal aliciente de la producción. No se puede decir lo mismo de una Liv Tyler escurridiza y con una actuación muy deficiente y cargada de clichés, muy mal.
Pero los problemas vienen por la indefinición de las líneas que la película presenta. No sabe muy bien qué contar y acaba siendo una especie de tragicomedia con un desarrollo y desenlace poco lucidos.
Sin embargo, los primeros momentos del film, con la presentación de los personajes y de un futuro perfectamente creíble y asumible, otorga a la película ciertos méritos.
Es cierto que a lo mejor es injusto juzgar una película por lo que no es, pero resulta paradójico y sospechoso que lo que parece más secundario acabe dominando la pantalla. 
Atropellada a pesar de que presume de sesudez.

Lo mejor: Frank Lagella
Lo peor: Liv Tyler
Irregular.






Seguidores

Loading...