sábado, 2 de noviembre de 2013

Sightseers (Turistas)

Título: Sightseers (Turistas)
Año: 2.012/ Gran Bretaña/ 89'
Dirección: Ben Wheatley
Guion: Steve Oram, Alice Lowe
Música: Jim Williams
Fotografía: Laurie Rose
Reparto: Steve Oram, Alice Lowe,  Sara Stewart, Tony Way, Jonathan Aris, Lucy Russell, Richard Lumsden, Monica Dolan





En el cine hay subjetividades, grandes subjetividades, por suerte; una de las que tengo derecho a reconocer, al menos en letra pequeña es que no entiendo el humor británico, probablemente la culpa sea mía y no de ellos, pero no lo entiendo.
Dicho eso, no queda mucho margen de error para calificar Sightseers como un tanto surrealista, humor grueso con poco lugar para la sonrisa y sí para la crítica de sal gorda, exagerada, sin matices.
En medio de todo ese desmadre hay ironía e inteligencia, innegable, pero enmascarados en una suerte de feísmo que inunda la pantalla, demasiado, quizás, para poder disfrutar del resultado final, pero es una cuestión de subjetividades, se trata de que a uno le hace más gracia la sonrisa que la carcajada, la ironía que la caricatura, la insinuación antes que el despiporre, el artificio antes que la explosión...
Una cuestión marginal pero interesante es dilucidar si personajes como los que aquí se construyen existen, al margen del feísmo que, insisto me parece lo más destacable del film. Y probablemente la respuesta a esta pregunta sea inquietante porque a la vuelta de la esquina, incluso pared con pared, se puede estar gestando algo parecido a lo que esta película se encarga de dar voz. 

Lo mejor: No es larga
Lo peor: La pirueta final
Floja



Mud


Título: Mud
Año: 2.012/ EE.UU./130´
Dirección: Jeff Nichols
Guion: Jeff Nichols
Música: David Wingo
Fotografía: Adam Stones
Reparto: Matthew McConaughey, Tye Sheridan, Jacob Lofland, Reese Witherspoon, Sam Sephard, Ray McKinnon, Bonnie Sturdivant, Sarah Paulson. Michael Shannon, Joe Don Baker, Stuart Greer



En los últimos años hay un ramillete interesante de películas que tienen como telón de fondo las entrañas de un paisaje interior de Estados Unidos. Por todos es conocido la riqueza de la naturaleza de ese gran país y esas películas la tratan como un personaje más. Algunas lo hacen con criterio, como es el caso de Winter's Bone (Debra Granik, 2.010) y otras no tanto como The Paperboy (Lee Daniels, 2.012).
En el caso de Mud, nos enfrentamos con una película irregular en la que existen elementos de alta factura combinados con otros que no lo son tanto.
Para empezar por el lado más optimista, siempre hay que hacer referencia al buen trabajo de Matthew McConaughey, ya en otras ocasiones hemos hablado de lo solventes que nos han parecido sus últimas actuaciones, algunas de ellas se habían convertido en lo mejor de algunas de ellas.
En esta ocasión, además de hablar, bien y mucho de McConaughey, habría que fijarse en los otros dos protagonistas masculinos, tanto Tye Sheridan como Jacob Lofland están a gran altura.
La historia comienza con solvencia, destacando la personificación del paisaje y la manera en la que éste se convierte en elemento del guion; pero, además, la mirada sobre ese pedazo rural del país, sus costumbres, su luchas por sobrevivir, sus valores, sus defectos y virtudes. Bien va discurriendo la cámara y el guion por esas latitudes cuando la trama se complica con más elementos, la madurez, las relaciones familiares, un poco de peterpanismo por aquí y un tanto de thriller por allí.
Y el caso es que la película va naufragando en la medida en la que se va convirtiendo en infiel con respecto a la idea original, en la medida en la que el paisaje ocupa lugares secundarios, el valor de la película decae enteros.
Se salva el reparto que resulta igual de bueno al principio y al final, y eso dice mucho a favor de todos. Otra cosa es un guion que parece que ha ido soltando lastre de subjetivismo para alcanzar un relato muy al gusto de todos y en ese punto nos parece claro su fracaso.

Lo mejor: El reparto
Lo peor: El guion
Floja




Seguidores

Loading...